martes, 11 de diciembre de 2007

Analizamos la nueva Canon EOS 40D

Canon fue el primer fabricante de cámaras fotgráficas en presentar una cámara réflex de precio accesible en 2003. Hoy la firma japonesa apuesta fuertemente a sus réflex digitales de avanzada, con el nuevo modelo EOS 40D.

Tras su presentación con bombos y platillos en la Argentina, desde El Revelador te contamos qué novedades incorpora esta nueva integrante de la familia.

Canon EOS 40D fotografía MotivarteContinuando la serie de las exitosas réflex digitales EOS 20D y 30D (6 megapíxels y 8,2 megapíxels respectivamente), la gente de Canon presenta ahora su nueva EOS 40D. Se trata de cámaras orientadas al profesional y al entusiasta avanzado, con características de vanguardia. La montura EOS típica de las Canon la hace compatible con una gran familia de objetivos desarrollados para cámaras digitales y para analógicas Canon.
Comparada con los pequeños modelos de entrada “Rebel” XT e XTi, la EOS 40D mejora la comodidad de manejo y la durabilidad de los componentes internos, pensados ahora para un uso intensivo. Es de mayor tamaño y mejor agarre que las Rebel, y la estructura del cuerpo está fabricada en aleaciones de magnesio y plásticos de alto impacto.

Características
La EOS 40D tiene integrado un sensor CMOS de 10,1 megapíxels en formato APS-C, capaz de crear imágenes claras, de alta resolución, con bajísimos niveles de grano y mejores y más suaves gradaciones tonales que las versiones anteriores. Este sensor tiene un factor de multiplicación de 1.6x. Las fotos las guardan en tarjetas tipo CompactFlash.
Internamente, el procesador de imágenes es el probado Digic III (empleado en modelos de la gama más alta de la marca). El Digic III permite velocidades de proceso realmente importantes y cómodas para la mayoría de las aplicaciones profesionales: alcanza hasta 6,5 cuadros por segundo, y ráfagas continuas de hasta 75 fotos en JPG o 17 tomas en RAW, características inéditas en este rango de precios.

Canon EOS 40D fotografía Motivarte


Los botones han sido relocalizados a la parte inferior de la pantalla de 3 pulgadas.
La 40D recibió la pantalla más grande de la familia: una de 3 pulgadas, siguiendo la norma de todos los fabricantes en dotar a sus cámaras con pantallas cada vez más grandes. La pantalla de la 40D es clara, nítida y más brillante que la de los modelos anteriores, lo que facilita verla bajo condiciones de trabajo extremas en cuanto a lo lumínico. Los menús de configuración de la cámara son consistentes con la división en categorías que siempre usa Canon en sus modelos avanzados, con la ventaja de emplear ahora letras más grandes y de lectura más sencilla. El visor de la EOS 40D también es ligeramente más grande, con mayor aumento (0.95x).
Los colores, gradaciones y nitidez de las EOS siempre fueron muy buenos y personalizables. Ahora la 40D incorpora una función interesante extraída de los modelos Rebel: los llamados “Picture Styles”. Los mismos nos permiten escoger distintas configuraciones de color y variaciones en la curva de contraste para lograr la visión fotográfica que más nos guste. Existen varios predefinidos de fábrica (retrato, retrato suave, imagen vívida, paisaje…), y podemos crear los que más nos sirvan para el tipo de trabajo que estemos haciendo o para divertirnos, grabarlos en archivo, y compartirlos con otros poseedores de cámaras Canon.

Desempeño
Las cámaras EOS siempre se distinguieron por su velocidad. Su velocidad de “arranque” es de una décima de segundo. La velocidad X de sincronía con flash es de 1/250, y la velocidad de obturación máxima de 1/8000 seg. También se mejoró la velocidad y fiabilidad del sistema de autofoco, con un sensor avanzado de 9 zonas con detector avanzado de movimiento. El exposímetro del modelo anterior era sobresaliente, y ha sido conservado en la 40D.
La sensibilidad se elevó hasta ISO 3200, y con niveles de ruido realmente muy bajos. Las imágenes de la 40D presentan bajo grano con elevadas sensibilidades, y con sensibilidades nomales y altas es inexistente. Esto nos permite posibilidades profesionales y creativas impensadas hasta hace pocos años. Se pueden hacer tomas con ISO 1000 que son perfectamente útiles para grandes ampliaciones, sin que el grano o “ruido” sea un problema, y podemos prescindir del flash en situaciones que antes no hubiésemos podido capturar. Las altas sensibilidades también permiten emplear velocidades de obturación más altas para que las tomas no nos salgan movidas al emplear zooms largos o cámara en mano, o cerrar más el diafragma para controlar la profundidad de campo en caso de necesidad. Para mayor comodidad, la sensibilidad ISO escogida se informa siempre en el visor y en el display superior.

Visión en vivo
La frutilla de la torta en la 40D está representada por una característica que ya no sorprende a nadie quien se haya manejado una cámara digital compacta, pero que no deja de ser novedosa en una cámara réflex: la visión en vivo en la pantalla. Hasta hace poco las cámaras réflex carecían de este método tan común en las compactas, debido a impedimentos técnicos relacionados con el calor que generaban los sensores de imagen de las réflex (de mucho mayor tamaño a los de las cámaras compactas) al hacer tomas continuas con 15 cuadros por segundo, necesarios para mostrar el “videos en vivo” en la pantalla trasera. Los técnicos de Canon mejoraron su tecnología e incorporan ahora esta función, permitiendo encuadrar desde la pantalla en lugar de emplear el visor, si así lo deseamos. Presionando el botón AF-ON, la cámara se enfoca normalmente – desconectando momentáneamente la visión en vivo – para luego reanudarla con el foco realizado. También se puede hacer zoom (hasta 5 veces) para comprobar el foco, algo muy útil en macrofotografía o producto.

La casa limpia
Quienes usamos cámaras tipo réflex sabemos que el talón de Aquiles del sistema es la suciedad, que se termina acumulando al cambiar los objetivos sobre en el sensor (sin importar lo cuidadosos que seamos). Estos se llenan de motas de polvo, que tarde o temprano terminarán viéndose en las imágenes como molestos puntos negros, obligándonos a proceder a su limpieza o a recurrir a un servicio técnico que la haga por nosotros.
Varios fabricantes han experimentando para remediar el problema, y Canon emplea una unidad autolimpiante ultrasónica para su sensor. Consiste en una platina que produce suaves vibraciones a gran velocidad y “sacude” el polvo. Esta rutina se repite cada vez que se enciende o apaga la cámara. El resto de la montura del objetivo también se diseñó pensando en el problema, empleando materiales antiestáticos. Asimismo, también existe otra etapa para la limpieza de las imágenes, las cuales son tratadas por un software incluido que “borra” las manchas que se han detectado.

La cámara se comercializa como “Cuerpo Solo” o en “Kit”, el cual se entrega con el objetivo EF-S 18-55mm f/3.5-5.6 IS. El mismo otorga unas focales equivalentes a la de un zoom intermedio de 29-88 milímetros. El objetivo se destaca por su bajo costo y por ser “IS”, lo que significa que está estabilizado, y permite realizar tomas con muy baja luz sin que salgan movidas. Una implementación interesante es la poder ver en el visor de la cámara el grado de estabilización aplicado por el objetivo (una manera de controlar nuestro pulso a la hora de hacer la toma).

Software incluido
Las cámaras Canon siempre se destacaron por el potente software que incluyen en el paquete. Para la 40D disponemos del Picture Style Editor 1.0 (sirve editar los llamados “perfiles” de color, y sirve también para otras cámaras Canon anteriores). Los potentes Digital Photo Professional 3.1 y EOS Utility 2.1 permiten editar las imágenes RAW y controlar la cámara desde la computadora respectivamente, incluso viendo en el monitor lo que capta la función de “Visión en Vivo”. El resto de los programas son bastante amigables, el ZoomBrowser/ImageBrowser EX 5.8, para ver grupos de imágenes, ordenarlas en la computadora, y realizar ediciones simples y creativas. Vienen en versión Windows y versión Mac.

No hay comentarios.: